MUJER MUJER & ESTILO DE VIDA PARA TI TU ESPACIO TU ESPACIO

EL RINCÓN DE LA CALMA PARA ADULTOS: UN ESPACIO TAMBIÉN PARA MAMÁ

Estoy segura de que habéis leído mil veces sobre “El rincón de la calma” para niños o de la mesa de la Paz, del famoso método Montessori. Consiste en preparar un pequeño espacio en la casa, que sea confortable y cómodo para nuestros hijos, donde puedan regular sus emociones y relajarse cuando les apetezca. Yo personalmente, había leído al respecto y aunque a mi hija no le funciona demasiado, porque siempre prefiere calmarse cerca de mi, o con un abrazo, sé que a muchos niños les funciona. Y yo me pregunto, ¿nadie se ha planteado este rincón de la calma, pero para adultos? No me digáis que no es más que necesario.

Desde que nació mi hija si algo he visto absolutamente mermado es mi espacio personal. Todas las madres me entenderán seguro cuando digo que eso de ser una persona con total independencia pasó a mejor vida. He pasado de ducharme con música y velas, a ducharme sintiéndome descaradamente observada (cuando he tenido tiempo y fuerzas para ducharme, claro). He pasado de entrar a hacer pis al baño por unos segundos, a entrar para mear y descansar a partes iguales con una bebé subida en mi regazo. He pasado de tardar 2 horas en arreglarme, a vestirme en 5 minutos para no llegar tarde a los sitios después de tardar dos horas en vestir a mi hija. He pasado de hacer lo que me diera la gana cuando me diera la gana a estar condicionada las 24 horas del día. He pasado de tener mis momentos y mis espacios a tener toda la casa ocupada por juguetes, ropa sucia, y toallitas.

A la pérdida de espacio personal se le añade la ausencia de espacio físico que sea únicamente para nosotras y creo, que es de vital importancia, tener un lugar al que acudir cuando nosotras también necesitamos regular nuestras emociones y calmarnos. Yo sólo tengo una hija, y a veces me siento mal al quejarme (viendo lo que se vive en otras familias), pero es mi situación, es la que sufro, la que siento y es tan válida como las demás, y siento que en muchas ocasiones he perdido los nervios, he perdido las formas, sólo por querer cargarme todo al hombro y enfrentarme a todo para buscar una solución, tanto si puedo como si en realidad no.

Hay que aceptar que a veces no podemos, que a veces estamos saturadas, agotadas… A veces, solucionamos los conflictos mal y reaccionamos de la peor forma posible, simple y llanamente porque no nos hemos permitido el tener nuestro momento de paz, ni acudir a nuestro espacio, a ese que nos cura. A ese que en realidad, no nos hemos planteado nunca tener. ¿A qué no?

Yo voy a comenzar unas pequeñas reformas en casa y me he propuesto crear un rincón especial para mí al que acudir cuando necesite mi espacio. Un espacio para relajarme, para leer, para pensar, para meditar, para lo que sea que necesite. De momento, estoy acudiendo a la ducha y recurriendo a los baños calentitos, pero …

¿Qué os parecen todas estas ideas que he encontrado?

COMO HACER UN RINCÓN DE LA CALMA PARA ADULTOS

  • Disponer de un lugar de la casa que esté apartado y que sea tranquilo (o todo lo tranquilo que se pueda).
  • Establecer como norma, que cuando alguien va a su rincón de la calma (tanto pequeños como mayores) hay que respetarlo.
  • Buscar algo cómodo donde sentarse o tumbarse para que la estancia allí sea lo más reconfortante posible.
  • Colocar una caja con aquellas cosas que nos devuelvan la tranquilidad (un aceite esencial, una vela, una fotografía, un texto, una canción…)
  • Tener un libro, quizás no es muy recomendable, pues según la psicóloga Mamen Jimenez, en una de sus charlas, aclaró que la lectura requiere focalizar la atención y quizás cuando estamos furiosos o nerviosos, es lo menos recomendable, pues si no conseguimos centrar la atención en el libro puede angustiarnos más, cosa que me parece, totalmente razonable.
  • Colocar un mandala y pinturas si nos gustan las manualidades, o simplemente un diario para escribir como nos sentimos y dejarlo salir.

  • Coloca un difusor con tu aroma favorito y una música relajante. Puedes ponerte unos cascos para aislarte del exterior si es lo que necesitas (no puedes hacer esto si estás sola con los niños, y dependen de ti, obviamente).
  • Si te gustan las plantas, ten siempre unas ahí que te guste oler y tocar.
  • Ten tu guía de meditación favorita.
  • Ponte un álbum con fotos que te haga muy feliz ver y recordar.
  • Si tienes terraza o jardín, no dudes en hacerlo al aire libre, por lo menos, cuando haga buen tiempo. ¡Aprovéchalo!
  • En definitiva, coloca aquello que te relaje, te calme y te haga feliz.

¿Qué? ¿Os animáis a preparar y compartir el vuestro?

 

«

»

what do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *