Perdonarme por ser gorda

Ayer viví algo que me ha hecho explotar. Literalmente. Ya no puedo más. Estoy harta. Parece que tener kilos de más es un delito. Parece que es la aberración más grande y el atentado más grande al propio cuerpo y a la salud. Parece que hay que pedir perdón por haber engordado. Si yo me encuentro bien conmigo misma, ¿Porqué la gente se empeña en hundirme, en amargarme, entristecerme o ponerme en contra de mi propio cuerpo?

Tras el embarazo y al dejar la lactancia he cogido 10 kilos más de mi peso habitual, y eso parece ser que está muy mal visto.

Además desde hace un tiempo, hay algún alimento que no me sienta bien. Que desde el minuto siguiente a haberlo ingerido me provoca una indisposición tremenda, cansancio y dolores de cabeza.

Pedí cita con un endocrino, para que me orientara sobre este tema y sobre porqué los alimentos que siempre he tomado ahora me sentaban peor, me provocaban hinchazón o me engordan más que antes.

Bien, al llegar a la consulta, lo primero que me dice es que es médico militar y que tiene mucha experiencia en cuestión de alimentación de personas “muy importantes”, empresarios, políticos y militares, bomberos y jefes de la policía.

Con esa presentación, (que no se que narices tiene que ver con que ” vaya por la pata abajo” al ingerir algún alimento desconocido ), ya me figuraba que las cosas no iban  a  ir muy bien.

Le explico, que después del embarazo mi cuerpo presenta desajustes extraños, reglas irregulares y aumento de kilos de forma exponencial, aun a pesar de hacer deporte y comer más o menos bien (excepto algún exceso ), no comiendo nada diferente que lo que comía antes de estar embarazada y sin embargo no me sienta ni me engorda igual.

Directamente, me dice, que tengo que hacer una dieta ( a lo que llama ; tratamiento ) a base de vegetales, agua, sal, pastillas de minerales y vitaminas y unos batidos. Ha defendido que cuando yo siguiese esa dieta, y perdiese los kilos que me sobran, ya estaría como nueva y ningún alimento ya me iba a sentar mal, ( parece obvio si solo como verduras y batidos de farmacia )

Le digo que yo no quiero una dieta a base de batidos, porque a mi me gusta comer de todo y tener una alimentación variada y,  que además no quiero hacerle perder el tiempo porque sé que no la voy a cumplir, y ni corto ni perezoso me dice : Bueno, entonces su sabrás si quieres ser una gorda toda la vida, si no tienes disciplina alguna para seguir una dieta, es problema tuyo. El único problema que tienes es que tienes que perder como mínimo 10 kilos”.

Me ha dicho una clase de lindezas que no quiero ni recordarlas, pero me ha hecho sentir como una persona descuidada, gorda, desganada, indisciplinada, irresponsable, poco saludable y en resumen, incapaz de hacer algo tan simple como una dieta.

Quiero recalcar, que si no hago una dieta, es porque no quiero. Porque me gusta comer. Los que no pueden dejar de fumar es exactamente lo mismo, si no quieren, no dejan de fumar, y punto.

He salido llorando de allí llorando, como no podía ser de otra forma, y por descontado, sin solución alguna para mi problema de intolerancia a algún alimento. Parece que el problema es estar gorda y no es posible tener ningún problema hormonal, digestivo o similar.

Bien, pues ya estoy harta y es hora de que ps enteréis. Estoy cansada del mismo tema de siempre, de la delgadez y  de la gordura. Estoy cansada de que las personas me crucifiquen si me como una hamburguesa, de que me digan ¿Eso te vas a comer? , “es que antes estabas muy bien”… o frasecitas parecidas… Estoy hartísima de toda la cantidad de comentarios sobre mis kilos de más que hacéis, y sinceramente sólo os diré una cosa: IROS TODOS A LA MIERDA.

Mi cuerpo es mío y yo decidiré si quiero perder peso o no. Yo decidiré lo feliz o infeliz que me hace mi cuerpo, yo decidiré si prefiero invertirle tiempo a las dietas y al gimnasio o a mi preciosa hija y mi maravilloso marido, yo decidiré qué quiero en la vida, y NO VOSOTROS.

Soy una persona sana, que práctica deporte, y que no se sienta en el sofá hasta que acaba el día, así que para nada tengo una vida sedentaria. Peso 70 kilos, no 140. Amo comer, amo disfrutar de una cerveza y un pincho de tortilla con mis amigos, amo descubrir sabores y recetas, amo mi vida tal y como es y no la cambiaría por tener kilos de menos. Y no se porqué os ofende tanto. Hacer lo que queráis con vuestros cuerpos, yo haré lo que quiera con el mío.

No me extraña que las jóvenes pasen calvarios cuando tienen kilos de más, no me extraña que pasen por depresiones, no me extraña que exista la anorexia y la bulimia, porque esta sociedad se comporta como una auténtica basura con el físico de las personas, con los kilos, y con todo este montón de absurdeces.

Claro que estaba estupenda antes, pero tenía TODO mi tiempo para ir al gimnasio y para cuidar de mi misma y de nadie más, para pensar sólo en que vestido me pondría el fin de semana y en qué bikini me sentaría mejor en verano. Ahora mis prioridades en la vida han cambiado, y la “perfección física” no es una de ellas. A ver si empezamos a RESPETAR, y a dejar en paz a las personas que de un día para otro comienzan a coger peso. Meteros las miradas “juzgadoras” por donde os quepan y procurar mirar más el interior de las personas, quizás conoceríais  un mundo mucho más maravilloso que el de la superficialidad. Yo me he conocido a mi misma mucho mejor desde que he dejado de mirarme por fuera. Y ojo, no defiendo que las personas no debamos cuidarnos, defiendo que ya está bien de machacar a la gente que tiene algunos kilos de mas. Soy una persona sana e inmensamente feliz con mi vida, mi cuerpo es secundario… ya está bien de castigarme.

DEJARME EN PAZ.

Gracias.

 

4 noviembre, 2015

RELATED POSTS

6 Comments

  1. Responder

    tamara

    30 diciembre, 2015

    hola;
    perdida por la web he encontrado tu blog y me he quedado algo alucinada con este tema.Cuanto mas lo pienso mas cuenta me doy de que esta sociedad es puramente estética y o eres delgada , dientes perfectos , gran melena y ropa cara o ya no eres bien vista, que pena y que hipocresía maña.Pues sabes que te digo que estas estupenda porque estas en la mejor época de tu vida y seguramente eres mas feliz en este momento que cuando no pesabas los diez quilos mas que otras perdemos por estres y tambien dicen que es muy malo. Te mando un besazo.

  2. Responder

    Cristina

    28 noviembre, 2015

    Pero cielo, el problema no es tuyo, es del tipucho ese, que no merece ni el título de médico. No te martirices, ni llores por personajes asi; tú vives tu vida, y punto. Yo antes era demasiado delgada y no cogía peso ni queriendo; después de 3 hijos peso 10kg más de lo que “deberia” y tanto mi chico como yo estamos encantados, ahora por lo menos hay chicha donde agarrar.
    En serio, es un tema tan íntimo que es mejor cerrar los oídos. Prefiero dar una imagen normal y saludable a mis hijos antes que dar una imagen de mamá súper preocupada por el peso, todo el día a dieta, sin comer, entrando en una 36…. Hago deporte y comemos sanísimo, ese es el ejemplo, hay que cambiar el chip porque estamos en una sociedad en la que la anorexia/bulimia están a la orden del día porque nos venden que solo lo delgado es bonito, y no es así (sólo hay que ver como le queda la ropa a Kate Moss o a esta modelo mas gordita que está de moda que es súper guapísima, que no me se el nombre; vamos, que a la vista está que a la Moss la hacen falta diez o doce cocidos).

  3. Responder

    Con Ñ de Cariño

    13 noviembre, 2015

    Yo no he sido nunca flaquita, he estado jamona siempre, unas veces más delgada otras más rellenita, el cuerpo de la mujer es diferente, sufre muchos cambios, las hormonas se trastocan mucho y cada mes tenemos una fiesta hormonal que revoluciona al más pintado.
    Con el primer embarazo no engorde nada hasta el 6º mes, luego he de reconocer que me pasé un poco, pero no mucho 12 kilitos que cuando pasaron unos meses de haber tenido a mi ricura se quedaron en 3 de más, luego me fuí poniendo algunos y quitando otros. Me gusta hacer deporte, pero con la baby era más difícil y debía buscar horas.
    Luego me quedé de mi segundo y en este me cuidé un poco más sólo 8 kilos, que al salir del hospital ya no estaban. Pero aún así estaba rellenita. Al pasar 1 año justo decidí adelgazar por salud no por lo que me decían.
    Te entiendo y mucho.
    Y ese doctor por llamarlo doctor, es un capullo. Te recomiendo que busques otro que empatice contigo y si tiene que darte una dieta que sea una dieta como es debido, donde se come de todo.
    Menudo testamento.
    Un saludo cariñoso.

  4. Responder

    mirari

    12 noviembre, 2015

    Si no hay feeling con los doctores, es muy difícil poder pproceder in buen sentido. Yo tenía 3kg del embarazo que no se iban, pero quitando los hidratos a partir de las 5 de la tarde (y del resto comiendo cuanto quiera) los perdí súper fácil. Espero que encuentres el motivo de tu alergia.

  5. Responder

    Cuestión de madres

    12 noviembre, 2015

    Te entiendo perfectamente. Después de mis dos embarazos y lactancias he engordado y mucho. Me está costando volver a mi peso haciendo lo que antes hacía porque mi cuerpo se ha rebelado y no le da la gana bajar de peso. Me han hecho pruebas y analíticas y estoy de salud bien. Reconozco que mis rodillas son las que están sufriendo y con ellas yo y ya le estoy intentando poner remedio pero como tú dices.. los comentarios no ayudan nada. Esos de qué bien estabas antes, con lo mona que estabas,… son hirientes y poco productivos. E ir de tiendas a comprar ropa un suplicio… pero mis hijos me quieren como soy y les da igual que esté más o menos gorda y claro que voy a bajar de peso, por mi salud pero no porque la sociedad quiera que sea delgada.
    A modo de anécdota. Este verano, en la piscina, sin querer escuché a un adolescente decirle a otras dos adolescentes que en la playa había visto a una gorda en bañador y que casi le dice que se vaya o que se tape porque le hacía daño a la vista verla así. Casi me levanto y le digo que el que me hace daño a la vista es él y que a los idiotas no se les debería dejar salir a la calle porque molestan

    • Responder

      hanacidounamama

      12 noviembre, 2015

      Desde luego prefiero mil veces mi gordura a ser estúpida como ese niñato maleducado. Pero es normal, la sociedad es lo que vende. Tener kilos de más parece ser sinónimo de insano y me alegra saber que hay gente que demuestra que no es así, que puede haber personas con buena salud y pasadas de kilos. Es cierto que yo prefiero perderlos, es obvio, y mejor me veré y me sentiré, pero mis kilos no me duelen, me duelen, como tu bien dices, los comentarios de las personas. En fin, me alegra saber que muchas mamás estamos en la misma situación, a veces sentirse arropada es la mejor medicina. 🙂 Gracias por tu comentario guapa!

LEAVE A COMMENT