NUESTRO DIARIO NUESTRO MUNDO VIAJAR VIAJES

Escapada a Cantabria; Cabárceno y Cuevas de El Soplao

Este año las vacaciones han sido totalmente improvisadas a última hora, por diferentes motivos, pero finalmente nos salieron divinamente. Las organizamos rapidísimo y nos salieron bastante económicas, así que os cuento como han sido por si os apetece hacer una escapada similar.

A la peque le gustan muchos los animales pero no vamos a zoos ya que me da algo de pena ver a los animales enjaulados, así que queríamos empezar nuestras vacaiones a un sitio donde pudiera verlos, por lo menos, en un espacio más libre. Así que decidimos iniciarlas pasando por el Parque de Cabárceno.

Para la reserva de los alojamientos usamos la página web de Booking (y después para ir reservando sobre la marcha, nos descargamos la app para el móvil, así durante el viaje íbamos a poder hacer reservas por el camino si nos apetecía quedarnos más días).

Reservamos alojamiento por dos noches en el Hotel La Alfonsina  en régimen de alojamiento y desayuno (ya que nosotros no solemos estar nunca en el hotel más que para dormir y desayunar, pasando el resto del día fuera). Nos salió muy económico, alrededor de unos 175 euros para alojarnos los tres durante toda la estancia (en temporada baja seguro que es mucho más económico alojarse).

Tengo que confesaros que nos fascinó el Hotel. Es un Hotel muy pequeño, pero muy familiar y realmente bien decorado. Se ve que ha sido reformado recientemente, y por cierto, con un gusto precioso y muy moderno. Todas las personas que nos atendieron fueron increíblemente amables y durante todos los días fueron super atentos. El jefe, “FONSO” nos trató como si fuésemos de la familia.

Durante los desayunos, nos ofrecieron comida absolutamente DELICIOSA, casera, con una calidad y un sabor dignos de admirar y dignos de ser la envidia de cualquier hotel de cinco estrellas. La señora que nos atendía era todo dulzura, preparaba el biberón de Mia como si fuese para su propia hija, con un inmenso cariño, preguntando qué tipo de leche quería, temperatura y cuanta cantidad. Se portaron genial con nosotros incluso un día que Mia vomitó, preocupándose enseguida por ella.

Merece la pena dormir allí solo por desayunar, porque de verdad os digo que era digno de admiración. Jamón ibérico de calidad, panes artesanos de varios tipos, frutas, zumos, leche, todo natural pero sobre todo os diré que tenían dos bizcochos, uno de naranja y otro de nueces y canela, que eran absolutamente para enamorarte y no salir de allí nunca. (Os juro que los hecho de menos) Nos ofrecieron un pincho de tortilla de patata y yogur natural casero, ecológico, y…  bueno, no se como describir ninguna de las dos cosas sin quedarme corta. La tortilla de patata, con productos y huevos naturales estuvo a punto de hacerme llorar (de emoción) por el sabor tan maravilloso que tenía. Marc pidió el yogur, que yo también probé y era realmente exquisito, por supuesto, repetimos todos los días.

La única pega que le vimos es que está muy cerca de la carretera y hay que vigilar que los niños no salgan disparados por la puerta, pero por lo demás; perfecto. Detrás están construyendo un parque de madera muy bonito para los más peques, que seguro hará una función estupenda.

Os recomiendo también, que visitéis el Restaurante Las Piscinas, (también os encontraréis a Fonso) donde comeréis muy bien y donde tenéis que probar las croquetas y los huevos con foie. No os dejará indiferentes.

Yo solo tengo palabras de agradecimiento, buenos recuerdos, y una satisfacción tremenda de haberme alojado en este Hotel, y os aseguro que volveré. Prefiero las buenas experiencias a grandes resorts lujosos con miles de actividades. Esa forma de acogernos, fue estupenda. 100% recomendado, de verdad, de corazón.

Paseamos por los pueblos cercanos, y paseamos por todos sus rincones, verdes, y con las vacas y los caballos pastando.

En nuestra visita a Cabárceno, disfrutamos mucho e hicimos muchas fotografías. Nos gusta inmortalizar cada segundo de la vida de nuestra hija para que luego pueda ver estos momentos que quizás cuando sea mayor ya no recuerde.

SIN TÍTULO-2

Nosotros llegamos con la entrada comprada anticipada, (cosa que os recomiendo hacer), no sea que lleguéis a la puerta y no podáis entrar. Una vez dentro, te dan un mapa, y tienes unas carreteras con flechas, (tipo IKEA) que te guían por donde tienes que ir y comenzar a ver todo en orden.

IMG_4706

Comenzamos la ruta y nos fuimos a ver a los tigres y a los gorilas. Casi infarto cuando vi a este tigre metido en una jaula de cristal al entrar, (que es lo que tiene en la derecha de la foto) y no entiendo bien porqué estaba ahí encerrado pero no voy a meterme en debate ya que entiendo que sus razones tendrían. Me dio mucha pena pero no pude evitar sacarle esta foto, que me parece que muestra toda su majestuosidad.  Es, IMPRESIONANTE. Esa mirada, ese color, ese dibujo en su piel. Realmente, perfecto.

SIN TÍTULO-52

A Mia le hicieron mucha gracia los animales que podía ver de cerca, ya que algunos, por su peligrosidad, estaban bastante alejados. Quería entrar y acariciar a todos los animales y me costó un montón hacerle entender que no era posible. En Faunia, recuerdo que pudo tocar muchos animales, y creo que para su edad, lo disfrutó mucho más.

SIN TÍTULO-44

Nos gustó mucho ver las jirafas. Son unos animales muy curiosos, es raro verles andar tan tan despacio y con tanta calma siendo tan grandes. Mia no quería irse de ahí porque solo les separaban unas vallas compuestas de tres tablas de madera, con lo que así podía sentirse más cerca de ellas creo yo, y así se hacía mas real.

SIN TÍTULO-177

SIN TÍTULO-175

Vimos a los osos justo cuando estaban comiendo y la verdad que estuvo muy bien porque tuvimos la oportunidad de ver también a los más pequeñines que salían para comer.

SIN TÍTULO-74

SIN TÍTULO-105

La verdad que las rapaces me parecieron preciosas pero me dieron pena al verlas atadas de las patas. (Yo es que soy muy sentida para estas cosas)

SIN TÍTULO-167

En realidad la visita a Cabárceno fue un poco extraña. Así en resumen nos gustó pero nos agotó, quizá fue el calor y por tanta gente. A mi personalmente me pareció algo “coñazo” (perdón por la expresión) el hecho de estar subiendo y bajando del coche para ver a cada animal. Niña fuera, niña dentro, niña a la silla, niña enfadada porque no quería entrar en la silla, fuera niña, niña en brazos, y así todo el rato hasta que se durmió.

El parque es muy muy bonito, pero creo que es un error total visitarlo en Agosto y más, con niños. Primero por la gran cantidad de gente y segundo, porque hace tanto calor, que los pobres animalillos se esconden así que ves la mitad de la mitad.

Desaconsejo TOTALMENTE comer con niños en los comedores del Parque, porque la comida es bastante mala. Yo pequé de novata y pensaba que no se podía comer dentro del parque, pero la gente hacía picnic por cualquier rincón de césped así que si vais, no lo dudéis, y llevaros vuestra propia comida. Hay restaurantes por fuera del parque pero la verdad (que por lo menos a nosotros) te da pereza salir, para luego volver a entrar y seguir.

Quizás Septiembre sea un mes estupendo para ver el parque además ya han puesto en marcha una tele cabina que te permite ver el parque desde el aire. Tiene que ser fascinante. Nosotros volveremos para probarlo, sin duda. Y con más fresquito.

El parque se puede visitar alquilando diversos vehículos, que sin duda para mi, me parecen más manejables para pasear por el parque, pero no son para ir con niños. Puede que Marc y yo nos hagamos una escapada solos para disfrutarlo de una forma algo más “aventurera”, y con Mia, volveremos cuando sea más mayor, y haga más fresquito. PROMETIDO.

sin título-159

sin título-209

sin título-64

De camino a Asturias (nuestro segundo tramo de vacaciones) visitamos Las Cuevas de EL SOPLAO.  Son absolutamente impresionantes. Son unas cuevas únicas en Europa y son realmente preciosas. A Mia le encantó, así que no hay problema en que entréis con niños. No da claustrofobia ni mucho menos, ya que son grandísimas, y están ambientadas hasta con música. De verdad, es visita OBLIGADA. Comprad la entrada con antelación, (la gente que llegaba a las taquillas se quedaba sin entrada) Son visitas guiadas de unos 50 minutos. Hay una opción de “aventura” para los más valientes aunque no se puede entrar con niños menores de 12 años (es otro plan que haremos en alguna escapada de “no padres”).

** No puedo poner fotos de las cuevas porque está prohibido entrar con cámaras de fotos.

Recomendaciones a seguir para ir a las cuevas:

  • Id bien calzados ya que está húmedo y os podéis resbalar.
  • Id abrigados si vais en verano porque la cueva está siempre sobre los 12 grados, durante todo el año. (si vais en invierno, os sobrará ropa).
  • No está permitido llevar carritos de bebé (optar por las mochilas) para no perderos nada, si no tenéis, os facilitan una en la entrada, al parecer.
  • La cueva es en un 90% accesible para personas con movilidad reducida pero siempre tendrán que ir acompañadas.

Espero que esta pequeña guía os sirva para hacer una mini escapada Cabárceno-Cuevas del Soplao, para pasar un finde espectacular. No os defraudará, seguro.

¡¡ FELIZ FIN DE SEMANA !!

 

 

** Todas las fotografías son propiedad de Ha nacido una mamá, si deseas hacer uso de las mismas ponte en contacto conmigo. Gracias por no usar fraudulentamente el trabajo creativo de este Blog.

«

»

1 COMMENT

  • Nessa

    Cabárceno no lo conozco, solo las cuevas del Soplao a las que fuimos antes de tener niños y, sí, como dices son muy impresionantes , tenemos que volver algún día de estos con los peques :). Las dotos preciosas, como siempre. Qué bien que os hayan salido genial las mini vacaciones, si es que el norte es una apuesta segura :). Un besote

what do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *