Como ya os he contado muchas veces mi hija es una niña de rutinas y lo “desconocido” o desorganizado le frustra bastante. Nos ha costado un tiempo entender que la anticipación y la organización de su día a día era de gran importancia para su estabilidad, ya que sino, la “explosión emocional”  hacía acto de presencia a la mínima que se desconcertaba con los planes.

Para ello, comenzamos a valorar la idea de enseñarle, dentro de lo posible y acorde con su edad, en concepto del tiempo, en su concepto más amplio, para que mentalmente ella pudiese hacerse una idea de la estructura de los días, de las semanas, meses o años. Como todo lo que solemos hacer por esta casa, hemos procurado acompañarlo de formato visual, pues creemos que es la forma más adecuada para su comprensión.

Nuestro truco ha sido comenzar de lo más amplio, a lo más concreto o pequeño :

  1.  AÑOS: De una forma muy genérica y por encima hemos hablado de los años, ya que nos parece un concepto bastante amplio y quizás complejo para niños pequeños, y comprender ese sentido espacial tan amplio es difícil. Ayuda bastante nombrar los cumpleaños, o acontecimientos importantes que pasan una vez cada año, porque así pueden determinar la amplitud del periodo entre un evento y otro, lo que hace que se hagan una pequeña idea de su duración. Actualmente, los años, no es una unidad de tiempo que necesitemos incorporar a nuestra organización familiar, ya que es mas sencillo ir aceptando periodos más cortos, como días o semanas.
  2. MESES: Posteriormente, los meses, se los hemos explicado incluyéndolos en cada estación, y asignándoles una época del año característica como el verano o la Navidad. También es un concepto amplio pero, visualizar un calendario anual con los meses por separado, ayuda bastante. Todo lo que sea visual ayuda a nuestros pequeños a comprender de forma más clara lo que les estamos enseñando, por eso es importante que se acompañe estas explicaciones de calendarios o cualquier método que se os pueda ocurrir para visualizarlo.
  3. SEMANAS: Aquí es donde más hincapié hemos hecho ya que para nuestra hija era de vital importancia la organización semanal. Si ella tenía un evento especial muy esperado, preguntaba cada día y la frustración era máxima si el día no había llegado todavía. Para ello, elegimos los tradicionales calendarios que muestran el mes completo, con los días divididos en recuadros, para poder escribir o dibujar en ellos si necesitamos señalar algún día. Inicialmente hemos dejado claro que como comienzo de semana elegiremos el lunes(como así está establecido) coincidiendo con el inicio del colegio, hasta el viernes, que se finaliza, teniendo libre el fin de semana que constan de sábado y domingo. Dentro de la semana, en el calendario, señalamos días importantes que queremos recordar o en los que queremos hacer alguna actividad concreta. Se puede realizar este señalamiento mediante pegatinas o dibujos hechos por los propios peques de la casa. Hemos establecido un día de visita a amigos fuera del horario del cole y otros de actividades deportivas. Los demás son libres. Es bastante calmante para ella poder ver la organización de su semana de un sólo vistazo. De esta forma, os puedo asegurar que la frustración ha descendido en un porcentaje muy elevado, y lo que parecía que no afectaba a una niña tan pequeña, si lo hacía. Si para vuestros peques el orden y la organización rutinaria es vital, no dudéis en darle esa satisfacción, porque ganaréis todos.
  4. DIAS: Ella misma organiza su semana y escribe o dibuja en el calendario aquello que quiere hacer cada día tras salir del colegio, y lo que le apetecería hacer los fines de semana. Un problema bastante recurrente que teníamos últimamente era la distribución del tiempo por la tarde después del cole, ya que apenas tienes 2-3 horas para jugar o realizar sus actividades, teniendo discusiones constantes porque quería jugar cuando ya tocaba hora de baños y cenas. Así que decidimos también organizar las horas dentro de los días. Ella dibujó su propia cuadrícula y su organización semanal diaria desde que se levanta hasta que se acuesta. Unos días, por la tarde, ha elegido tarde “tecnológica” para jugar al ordenador con su papá o usar su Ipad, otros actividades en la piscina del gimnasio, juegos al aire libre y (la que más me derrite de todas) un día de paseo con mamá… La gestión de las horas diarias ha sido para ella una revelación, (y para nosotros, claro) porque se han acabado las discusiones. Todo está organizado y por tanto la frustración no suele ya hacer acto de presencia. A veces ella misma, aunque no quiera, acepta lo que ha escrito y ha organizado previamente, y desiste de su enfado si quiere seguir jugando.

Para llevar a cabo la distribución y organización de los días de la semana como os comentaba en el punto anterior, era importante tener noción de las horas del día, para lo que hemos comenzado también a enseñarle cómo reconocer las horas en un reloj. Nos está resultando algo complicado el concepto de la hora como tal, y reconocer qué hora es en un reloj, pero, hemos encontrado un juguete que nos ha encantado. Es el reloj pizarra de la marca Wodibow, y la verdad que es ¡súper chulo!. Tiene las agujas del reloj imantadas y viene desmontado por piezas junto con un paquete de tizas.  Puedes escribir y distribuir las horas como más te guste o como más fácil se le haga a tu peque.He de decir que nos ha encantado, es muy útil, aunque se nos desmonta. Las piezas para mi gusto, quedan muy sueltas y se “desmorona” al usarlo (aunque nada que no pueda solucionar un poco de silicona líquida para unir las piezas  que aunque quede pegado para siempre,  puedes dejarlo encima de la mesilla de los peques para que se vayan familiarizando con los relojes).

Con este juguete educativo, es bastante ameno enseñar las horas a nuestros peques, pues les permite a ellos dibujar con tiza en el reloj y en el marcador de la hora lo que me parece que lo diferencia de forma positiva frente al resto. que a mí, la verdad, me parecían demasiado típicos y demasiado aburridos. Éste me parece que nos otorga muchísimas opciones y es más visual y para que nos vamos a engañar, ¡más bonito!.

Si estáis interesados e interesadas en comenzar abordar esta etapa con vuestros peques, os recomiendo los juguetes como éste y estas Navidades  ¡es un buen momento para aprovechar a comprarlo!

** Para poder escribir este post y mostrar el juguete educativo que estamos usando, hemos contado con el patrocinio y la colaboración de la tienda online de juguetes Cerebrito Pérez los cuales nos han permitido elegir el que mejor se adaptaba para abordar esta etapa educativa. Tenemos que reseñar, que Cerebrito Pérez es una pequeña empresa dedicada al juguete infantil y juvenil, cuya atención ha sido muy buena y el envío del producto muy rápido, ¡lo teníamos en casa en 24 horas!. En su Blog podéis encontrar incluso un apartado “BLOG” ¡con recetas saludables para niños! Tiene una gran variedad de juguetes, muy bien organizados por temáticas, edades, ciencia, educativos, juegos de mesa, etc…  

  

** No se ha obtenido beneficio económico de esta colaboración, obteniendo únicamente el material de forma gratuita, ya que por motivos internos de la política de este Blog, únicamente colaboramos y mostramos productos que sean de calidad, de empresas comprometidas con la infancia, y de aquellos que nosotros mismos hayamos probado y valoremos como satisfactorios para nuestros clientes.

«

what do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *