MATERNIDAD NIÑOS YO DENUNCIO

5 Frases odiosas no recomendadas para niños.

Como sabéis yo educo a mi hija (o  intento hacerlo) de una forma muy especial, alejada de frases estereotipadas y de tradiciones absurdas que no aportan nada bueno a la formación de su personalidad.

Desde hace ya tiempo vengo escuchando frases que se le dicen a Mia que me crispan los nervios. Ojo que defiendo también a capa y espada que las personas que lo dicen no lo hacen con NINGUNA intención de perjudicar a los niños, pero son frases realmente típicas, y que a todos os sonarán, que se dicen de una forma más habitual de lo que nos gustaría. Me parece que todos deberían hacer examen de conciencia y parar a pensar qué aportan estas frases o comentarios a la vida de nuestros hijos. Frases que parecen inofensivas pero que no lo son. Nuestros hijos están en plena creación de su personalidad, están desarrollando sus pensamientos, sus ideas, sus gustos, sus actitudes. Ahora son esponjas que lo absorben todo y hay que tener cuidado con qué se les dice. Mucho cuidado.

Estas son mis «TOP 5» de las frases que deberían de ir eliminándose del vocabulario de los adultos y no dirigirlas hacia menores (sobre todo si no llegan ni a los tres años).

  1. Esta mesa es mala, pégale así, mala mala mala. Típica frase que se dice cuando un niño se da un golpe. De verdad que no lo comprendo. Sin querer (o queriendo) se está enseñando al menor a pegar cuando algo le hiere y a obtener el concepto de maldad (cuando en realidad lo que ha ocurrido es un accidente). Las mesas, a día de hoy, creo que no atacan.
  2. ¿Has visto que niño más guapo? ¿Quieres que sea tu novio? Esto….¿De verdad? ¿a una niña de apenas 3 años se le pregunta por su novio? Esta frase es la que más me crispa los nervios. Pero qué necesidad tendrá una niña tan pequeña de pensar en parejas. De parejas masculinas, además. Quién sabe la orientación sexual que tendrán nuestros hijos ¿ Porqué damos por sentado que serán heterosexuales? Este tema de conversación no debería ser forzado por el entorno del menor, ellos solos deben descubrir este mundo de las relaciones personales (ni que decir de las sexuales). Por supuesto, nosotros tenemos que estar muy cerca para apoyar, explicar aquello que no entiendan, o cuando necesiten consejo de cualquier tipo. Además con esta frase, inconscientemente, se comienza a inculcar a los niños que la belleza es lo único importante para elegir pareja. Esta frase debería ERRADICARSE de los hogares del mundo entero. Todavía no he escuchado… «mira que niño más inteligente, ¿quieres que sea tu novio? Eso no debe ser importante.
  3. ¿Me das un beso? Uy pues si no me lo das voy a llorar… Con frases de este tipo estamos enseñando a nuestros hijos a llorar para conseguir lo que quieren además de estar enseñándoles lo que es el chantaje emocional. Hay que evitar sobre todo, poner condicionantes de este tipo para forzar a los niños a mostrar afecto. Es un error tremendo ya que pueden sentir la obligación de mostrar afecto cuando no quieren (tema muy peligroso y delicado cuando quien aceche a nuestro hijo sea una persona con malas intenciones).Al igual que es realmente peligroso decir: «Si me das un beso te doy este caramelo» o frases de este tipo que condicionan la decisión de un niño a cambio de un premio o regalo. Quizás no quiere besarte, pero si es capaz de hacerlo por un caramelo, entonces, algo estamos haciendo mal. No debemos enseñar a nuestros hijos a decidir en base a lo que van a conseguir, sino en base a lo que realmente desean hacer. Ni que decir tiene que el hecho de decirles a los niños que son malos, antipáticos, o cualquier otra lindeza por el hecho de no besar es una puñalada a su autoestima que les hace un flaco favor.
  4. Pero ¿porqué haces esto? ¿Es que ya no me quieres? Y otra vez los condicionantes y los chantajes emocionales. No puedo comprender por qué a un niño se le pregunta esto. Claro que nos quieren, no hace falta cuestionarse eso ni hace falta preguntárselo a ellos,  ya que quizás ni siquiera sean conscientes de que eso de «querer» sea opcional. A veces los adultos no nos comportamos como debiéramos con los demás y no por eso dejamos de quererlos. Con este tipo de frases lo que podemos provocar es que los niños usen ese » ya no te quiero» temido, para nuevamente, usarlo como chantaje emocional (al igual que el «te quiero mucho»).
  5. Que fea te pones cuando lloras. Las princesas no lloran. Ya estamos a vueltas con la belleza. Qué manía. Que aburrimiento con la importancia de estar siempre guapa. De estar siempre bien. De no llorar. Llorar es sano para desahogarse. No podemos estar constantemente bombardeando a los niños con el guapo/feo, gordo/delgado, bueno/malo. A ellos les da igual que la gente sea guapa, fea, gorda o delgada, así que dejemos que siga siendo así, que lo sigan viendo como adjetivos y no como que una cosa es mejor que la otra. La belleza no es lo más importante en esta vida y deberíamos dejar de inculcárselo  a nuestros hijos, (sobre todo a nuestras hijas, que son a las que más se les machaca con esto).

¿Nunca os ha pasado que alguien, aún sin mala intención, os diga alguna frase que os ha herido? ¿O que os ha hecho ver las cosas de otra forma? Hay que tener mucho cuidado antes de dirigirnos a nuestros hijos para que no reciban de nosotros mensajes erróneos. Obviamente, no somos perfectos, y todos cometemos fallos, pero, hay que pensar antes de hablar. Siempre.

Y vosotros ¿ Qué frases no soportáis que digan a vuestros hijos?

«

»

4 COMMENTS

  • Mony

    La que más escucho es la 3, intento trabajar con mis hijos que no hablen con desconocidos y menos que los besen…
    La 5 en nuestro caso es… no llores que los hombres no lloran…

  • Cuántas de esas frases he oído y cómo me rechinan! Muchas de esas (o todas) dichas por sus abuelos :/

  • Aiii! Las padecemos todas! Y todas son terribles. Yo añadiría el «si te pegan pega, tú no dejes que te peguen» y alguna que otra… Lo realmente complicado es intentar educar a tus hijos lejos de estereotipos y con una buena salud emocional en esta sociedad carca, consevadora e inamovible en la que vivimos… Un besote y ánimo preciosa, lo conseguiremos 😉

  • Nena que razón tienes. Opinamos exactamente igual.
    Yo lo de princesa fea que llora no lo tengo que aguantar porque tengo un niño pero lo de… «Si los machotes no lloran» me pone ENFERMA.
    Lo de pegar a los muebles, al suelo cuando se cae… Todas esas estupideces que, de verdad, no ayudan al niño a llorar menos si no a entender, como bien dices, que si algo te hace daño hay que pegarle de vuelta.
    Y así mil cosas que no soporto.
    Me ha encantado el post y lo comparto ahora mismo.
    A ver si lo lee mucha gente (y se dan por aludidos)
    Un besote

Responder a Eulàlia Carbonell (Princess and Owl stories) Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *